Por: Anielka Paulina

Si pudiera definir ese brillo y encanto especial en las piezas de Alta Costura, sería en sus extraordinarias texturas que nacen de impecables bordados. De la mano de una excelente confección, calidad de impacto y gran creatividad de diseñadores y equipos visionarios que logran acabados de ensueño y nos hacen sentir la moda ¡al primer vistazo!

«Esta es la magia de el bordado, una visión de estética tangible y una experiencia inmediata que resume el resultado de largas horas de minucioso trabajo artesanal».

 

Making of George Hobeika Haute Couture 2018.

En la Indumentaria como en la Moda, el bordado es un canal de comunicación natural y representa una de las artes suntuarias más antiguas de la Humanidad.

Su origen es milenario, por lo que hablar del tema, además de apasionante, es celebrar una historia de riqueza artística heredada entre generaciones.

Mientras que en la primera tiene un valor de identidad cultural, en la segunda exploramos un universo de técnicas y propuestas textiles que dan vida a las expresiones y tendencias más relevantes del momento. En ambas, nos sumergimos en el mundo de un gozoso y laborioso trabajo sobre prendas «hechas a la medida».  

De ahí que se relacione a las piezas y accesorios de lujo y privilegiadas colecciones de arte.

El Arte de la Indumentaria y la Moda en México. (2016)

El bordado, entre hilo y aguja cuenta historias que unen a diseñadores y artesanos en el tiempo. Una mezcla de concepto y técnica que son claves en la sensación y realización de la Alta Costura.

En la actualidad, las técnicas de bordado más finas y clásicas se reservan a un sector especializado de la Industria de la Haute Couture. Existen escuelas exclusivas de bordado como la Maison Lesage (la más antigua casa de tejidos de París y principal proveedora de las firmas de lujo, adquirida por Chanel en 2002), cuyos maestros artesanos y bordadores selectos conocidos como «prémieres couturieres» trabajan para las casas de alta costura oficiales, es decir, las protegidas por la Chambre Syndicale de la Haute Couture (Cámara Sindical de la Alta Costura), entre ellas Chanel, Christian Dior, Givenchy, Gaultier, Fournié, Maison Margiela y Schiaparelli. (Incluidas en la lista vigente).

El objetivo de la división École del mencionado Lesage, (por supuesto de origen y residencia francesa), es construir conocimiento y heredar tradición al atelier del nuevo talento, enseñando a través de una amplia gama de patrones las diferentes técnicas de bordado, por lo que manos artistas y estudiantes prodigios ahora pueden disfrutar de su amor al detalle de manera profesional. ¿Sabías que existe la profesión de «Bordador de Alta Costura» ? En la Moda no hay imposibles, y con su evolución surgen nuevas profesiones especializadas en cada área de creación. 

Entre las técnicas mencionadas destacan, el REBORDE DE TAMBOR, el proceso de «rebordeado» principal utilizado en la mayoría de las casas de moda, pues algunas de estas técnicas, han sido expandidas entre los creativos de prestigiosas marcas de lujo, como Del Pozo, Yves Saint Laurent, Gaultier, Ralph & Russo, Valentino y Versace. Se enfoca en los puntos esenciales de las líneas del tambor ó bastidor, creando una cadena de cuentas. El diseñador libanés Georges Hobeika nos ha deleitado durante décadas utilizando esta técnica en varias de sus colecciones. ¡Inspiración Pura!

El BORDADO LUNÉVILLE, probablemente el más distintivo. Se trata de una técnica tradicional francesa, que ha estado presente desde los tiempos de Maria Antonieta y su corte en Versalles. Se popularizó entre los mejores atelieres y modistos del siglo XIX en vestidos y accesorios de alta moda y alta costura francesa y se caracteriza por elaborarse a mano mediante el uso de bastidores y un gancho especial, que permite bordar diferentes tipos de pedrerías, plumajes, listones y demás materiales. La Casa de lujo, Chanel, es una de las principales firmas en conservar este legado y ofrecer este acabado de ornamentos, tejidos y aplicaciones en sus colecciones Haute Couture, consolidando su gran aportación a la Industria Textil de nuestra era.

Chanel Métiers d’Art 2018

Con esta técnica, recordamos que la belleza e importancia de el bordado en una colección, apunta a la creación de piezas no replicables, y a la sensibilidad de cada diseño handmade. Por ejemplo, el bordado que se ve en un vestido Chanel puede requerir de 500 a 800 horas de trabajo. Ese tiempo es la variable fundamental para determinar el valor de venta de una pieza de Alta Costura, sumado a la aplicación de otros materiales como cristales y plumas que completan la estructura visual y la convierten en una verdadera obra de arte.

 

Por otro lado, en México y Latinoamérica, gozamos de una increíble diversidad textil que nos envuelve en una tradición cultural digna de admirar y de gran potencial para el crecimiento de la moda. Tan sólo en nuestro país, existen más de 500 técnicas de bordado artesanal tradicional.

 La buena noticia, es que cada vez son más los diseñadores latinoamericanos interesados en trabajar técnicas mixtas de bordado y acercar sus creaciones a la élite contemporánea y desafiante de la Alta Costura. Tal ha sido el caso de Santiago Lomellí de origen mexicano, Juan Carlos Obando de Colombia y Maia Bergman de Argentina.

Técnicas mixtas de bordado, Chanel Couture 2019.

Será cuestión de tiempo y entereza, el descifrar los secretos de una producción Haute Couture, como lo hizo en su época el diseñador dominicano Oscar de la Renta, quien fue entrenado por Cristóbal Balenciaga y trabajó con Pierre Balmain, creando diseños excepcionales, con calidad de lujo e innovadores materiales de todo el mundo. Eso es alta costura, elegancia en inimaginables formas y ultra delicadas telas, organzas, chifones, tules y sedas detalladamente adornadas con flores, perlas, plumas, listones, piedras e hilos de oro y plata, que en conjunto, le roban el aliento a cualquiera.

Por lo que podemos afirmar que, en estas dos ramas de la moda no sólo reina la habilidad, sino el buen gusto y refinamiento. «El buen hacer» de la Alta Costura y la creatividad y dedicación exacta a la técnica del bordado.

Algunos diseñadores al Oriente del mapa han roto esquemas y debo mencionar de mis favoritos, como Mischka Aoki, Elie Saab Zuhair Murad, pues se han consolidado por combinar lo mejor de la emblemática técnica francesa con otras técnicas de renombre internacional, como la japonesa, la árabe y la persa, traduciendo sus icónicos textiles, al mundo de el patronaje, la construcción y el modelaje de un maniquí de Alta Costura, resultando en  ¡piezas de belleza absoluta! 

El bordado es sin dudarlo un arte apasionante y totalmente un sinónimo de la Alta Costura.

Para mí, un sincero homenaje al proceso. Muchas veces la esencia, pues le agrega alma y valor a cada pieza: en la luminosidad de su pedrería, la textura de sus ornamentos y distintos tejidos majestuosos que hacen realidad la imaginación de ¡quién se atreve a soñar!

Como diría el -siempre recordado- káiser de la moda:

«Sin bordado no hay costura, de la misma manera que no hay fiesta nacional sin fuegos artificiales, no puede haber vestido sin bordados”. -Karl Lagerfeld

Pero si no te has inspirado lo suficiente, será imperdible el más reciente documental de Netflix «7 days out» dirigido por Andrew Rossi sobre la pasarela HAUTE COUTURE de CHANEL Fashion Show Spring Summer 2018.

Para finalizar Fashion Lovers, Burgo lovers, compartir este tema ha sido especial y emocionante, si la moda es tu pasión, ¡estás en el lugar correcto!

Nunca dejes de aprender y trabajar por tus sueños.

Gracias por leer Burgo In Fashion.

https://www.instagram.com/anielkapaulina/

 

[contact-form-7 404 "Not Found"]