Apenas comenzábamos el año nuevo, a unos cuantos días de iniciar el 2019 cuando en el inicio de Netflix me salió el corto de una nueva serie. Curiosa le piqué para que se reprodujera, el título leía «Tidying Up With Marie Kondo».

Para cuando me di cuenta, ya me tenía totalmente envuelta. Desde el primer capítulo me dieron esas ganas incontrolables de renovar toda mi casa. Me hizo recordar sobre ese rincón donde «guardo» lo que no tiene lugar, me hizo pensar en mi clóset repleto de ropa que no uso, y otros tantos lugares más que definitivamente necesitan una «manita de gato».

La filosofía de Marie Kondo dice que si no te trae alegría, una prenda o un artículo, no tiene sentido seguir guardándola. Mientras los episodios seguían su curso, me di cuenta de que este «mal» de guardar cosas solo por guardarlas no era solo mía. Me sentí identificada con el hecho de batallar a despedirme de mis artículos, y más que esto, mi adorado clóset.

Las prendas cuentan una historia, y para mí, aunque ya no vistiera una prenda, esa guardaba recuerdos o momentos en los cuales sí me dio felicidad. ¿Entonces todo tiene que quedar en el presente? O como una chica mencionó «hay prendas que no me dan felicidad, pero si comodidad» ¿acaso esto no tiene valor?

Seamos honestos, hay veces que te pones lo primero que ves en el clóset y esto no significa que sea tu prenda favorita o que te inspire felicidad, pero si comodidad para un día ajetreado o un día de descanso.

¿Ahora entiendes con lo que me confronté? El show me enseñó técnicas para ver las cosas de diferente manera, sobre todo, que si tengo artículos que no usó, alguien más le puede dar ese uso. Alargando la vida de un vestido o un pantalón el cual si de felicidad a la otra persona.

¡Además que mis cajones lucen completamente organizados! Puedo ver con facilidad todo lo que tengo en mis cajones, sin tener que sacar todo de uno por uno. Y por consecuente, usar más suéteres, de lo contrario a solo los primeros que veo. De verdad que funciona.

Agradece por lo que tienes, por lo que una prenda te trajo (tal vez sentimentalmente), por lo que significa, pero entonces aprende a despedirte. Así como nosotros, las prendas también cuentan con un tiempo de vida y/o ciclo. El reto aquí será poder identificarlo, será difícil al principio, pero prometo que valdrá la pena, una vez hecho esto, sentirás una carga menos.

Te recomiendo totalmente ver esta serie ya exitosa por su manera particular de limpiar closets y casas. Si eres de las personas que les cuesta muchísimo trabajo despedirse (como yo), ¡esta serie es para ti!

Dime, ¿qué opinas?

www.melissajauregui.com

Instagram: @melissajauregui