Como se sabe en la moda todo regresa y ahora es el turno del estampado más popular de la temporada; el animal print.

El animal print es uno de los estampados más clásicos y con gran larga vida. Querido por muchos, odiado por otros. Se puede decir que es el estampado con mayor polémica. Pero, ¿porqué? Es bien dicho que, «no es para todos». Va más allá de una simple tendencia, este estampado va recargado con significado desde poder hasta seducción.

 

Durante sus diferentes etapas de popularidad, logró obtener distintos atributos y representaciones. Bowie fue el encargado de darle el significado de rebelión, en ese momento estaba creciendo la imagen andrógina y el animal print fue clave para su representación. Madonna por otra parte, se encargó de recargarlo y personificarlo con sensualidad pura. Además de bautizarlo con la esencia rockera.

 

Beyoncé y Rihanna le han dado ese toque «fierce» y atrevido, enseñándonos la actitud correcta y poderosa para vestirlo con orgullo. Con el animal print puedes sentirte poderosa, sensual, casual, madura, joven, entre muchas otras cualidades que pocos estampados (sino es que el único) pueden hacernos sentir.

 

Es por eso que es uno de los estampados que jamás van a pasar de moda, puede que no esté en «tendencia», pero jamás vas a sentirte fuera de lugar vistiéndolo. Es historia, es clásico, es icónico.

Este verano está hecho para los amantes del estampado animal, puedes llevarlo en vestidos, faldas, blusas, e incluso en zapatos, bolsas y/o accesorios.

El animal print es atemporal, así que no vas a usar una tendencia del momento, vas a usar una prenda recargada de poder e historia, así como una inversión de largo plazo.

Instagram: @melissajauregui

Twitter: @melijauregui