Cada cuarto refleja los gustos, el cuidado y orden, el estilo de vida y la actitud de cada persona. Es esencial sentirse satisfecho con nuestro cuarto porque el ambiente que refleje tendrá el poder para determinar tu actitud, ya que al despertar e ir a dormir es lo primero y último que apreciamos.

El conflicto más grande a la hora de pensar en re-modelar es el gasto. Cuando empezamos a sacar cuentas y vemos que nuestro presupuesto vale lo mismo que solo una alfombra o un cuadro, entramos en pánico.

Hay distintas maneras de resolver y pasar por esta crisis. La primera es ir adquiriendo poco a poco las cosas, podemos comprar primero la sobrecama, luego pedir de cumpleaños un cuadro, comprar una alfombra en descuento, y continuar así hasta que el cuarto quede perfecto; o la opción dos que es crear nosotros objetos para decorar, como por ejemplo, hacer un cuadro, pintar una maceta, cocer la funda de una almohada y reciclar cosas, ¡es el momento ideal para explotar la creatividad!

Los pasos a seguir para cambiar el look de tu cuarto es el siguiente:

1- Haz tu cama:

Lo primero que debes hacer es buscar una buena sobrecama, el color va a definir el estilo de la recamara, es muy importante tener una idea de cómo quieres que se vea, de preferencia pensar en dos o tres colores y llenar toda la habitación con solo esos tonos. También es relevante adornar la cama con almohadas y una cabecera para darle un plus y se vea elaborada.

2-Decora las paredes:

Explota tu creatividad y adorna tus paredes con las cosas que más te gusten, pueden ser cosas súper sencillas como pegar recortes de revistas o tu artista favorito hasta adornos boho, cuadros, vinilos y manualidades.

3- Dale vida con plantas y gustos personales:

Llena los tocadores, muebles y espacios vacíos con plantas, libros, revistas y útiles, eso le va a dar vida a tu cuarto y logrará que se vea stylish y elaborado al igual que fresco y natural.

4- Agrega una alfombra, almohadas al piso o silla:

Este punto requiere de limpieza. Las alfombras suelen lucir bellas porque están bien cuidadas, hay que barrer debajo de ellas y evitar comer y tener elementos como pintura, glitter y pegamento cerca de ellas, si tienes perros o no eres muy ordenado mejor evita tener una. También puedes agregar una puff o almohadas al piso para darle un toque casual a la habitación o una silla colgada al techo.

5-Termina con luces y fotos:

Como toque final agrega luces a la cabecera o a la pared. Una idea es agregar entre las luces unas fotos estilo polaroid. Parecerá tu propia mini cueva.

Inspiración: Urban Outfiters

Imágenes: Pinterest

 

Andrea Lizarraga