Recientemente me encontré leyendo artículos y columnas relacionados con la edad y la moda. En especial sobre la edad de la mujer y de cómo debería vestirse según su etapa en la vida, y me pregunto ¿porqué ? ¿cuál es la «fijación» de la sociedad con la edad?

Un artículo muy en particular logró captar mi interés, «los 4 zapatos que debes tirar para los 25 años». ¿Whaaaaaaat? Como mujer de 25 años y de estatura no más de 1.53 centímetros, es demasiado pedir que tire mis tacones de aguja (como entenderás, somos mejores amigos).  El shock de leer esto, no solamente por la edad que yo sostengo, es enorme, es absurdo.  Ni pensar en que, de acuerdo a esta editorial, es mi responsabilidad empezar a usar mules o sandalias de 6 centímetros como máximo (¡sí, seguramente!). No tengo nada en contra, pero no van conmigo.

Éste escrito, no habla solamente del juicio que existe como empresa, sino, dice más del mundo actual, de la sociedad y los estereotipos que se han creado en base a la edad. Nos cuentan es algo negativo según el número tengas (y entre más ¡peor!).

La moda se distingue por ser totalmente libre, nos anima a expresar en nuestra vestimenta lo que somos y pensamos de la manera que mejor nos acomode, pero de pronto, se convierte en autoritaria y llena de reglas por seguir, conforme la edad que se posea. Dicen que las reglas son para romperse y estoy totalmente de acuerdo. Un número no define lo que somos, ni mucho menos lo que deberíamos vestir.

«Cuando una mujer tiene su propio estilo, y se conoce bien, no tiene que vestirse para ser de 60 o de 20 años». Comenta Iris Apfel; fashion icon de 95 años, quien ha roto los estándares y estereotipos entre la edad y la moda.

Allure Magazine es una de las pioneras actuales en detener el pensamiento negativo sobre la edad. Hace unos días anunció que van a vetar la palabra «anti-aging» o sea «anti-vejez».  Debido a que sutilmente esta palabra refuerza el mensaje de que el envejecimiento es una condición que necesitamos combatir (anti). Nos invitan a celebrar el crecer y envejecer en nuestra propia piel. Cambiar la manera en como pensamos de la edad, empieza por cambiar la manera en como hablamos de ella.

Jen Aniston, una de mis actrices favoritas (¡amo a Rachel Green!) fue criticada por usar bikini en sus 45 años, por más ridículo que se escuché esta acusación, ella respondió; «Si puedo ser la primera mujer de 80 años en usar un bikini con éxito, ¡entonces me apunto! Nadie debe detenerse por la edad. ¡Cada quien lo suyo!».

No me malinterpretes, algo muy distinto es la evolución del estilo personal, donde te das cuenta que te va bien y que definitivamente no. El crecimiento y maduración del estilo es lo más acertado y natural que existe. No todo lo que veas en tendencia o incluso puesto en tus amigas, va quedarte a ti. Todos tenemos nuestro body type y se tiene que respetar. Aún más que respeto, es el bien conocido; sentido común.

El sentido común nos enseña que alguien de 60 años no va lucir una mini falda o un escote pronunciado, que aun así, no soy nadie para juzgar. Si te hace feliz, ¡adelante!

Yo no boto mis increíbles stilettos. ¿Te apuntas?

Melissa Jáuregui