Las colaboraciones en el mundo de la moda están causando revuelo: la unión de dos marcas nos demuestra que el crear algo nuevo puede ser retador, emocionante e innovador.

Recientemente la contribución de Louis Vuitton con Supreme nos dejó boquiabiertos al presentarnos una cara más coloquial de la marca de bolsos de lujo parisina, combinando los destellos del street style propios de Supreme y convirtiéndose rápidamente en un hit, agotando la primer edición de la colección en menos de un día. Pero, ¿a qué se debe que una colaboración de una marca de lujo con una marca totalmente ajena a la pasarela suceda?

 

La respuesta es simple: la accesibilidad de las marcas de lujo está muy limitada a un público minoría ­–no ajeno a nuestras aspiraciones­– con la posibilidad de adquirir piezas de las colecciones actuales. Sin embargo el impacto y la asequibilidad de las marcas high-street como lo son Supreme es mucho mayor; un claro ejemplo de esto son las filas interminables que se forman cada vez que la marca lanza una nueva colección –limitada a 200 camisetas­– haciendo que una simple playera se convierta en un objeto de total deseo y en una prenda para coleccionistas.

Asimismo, las reglas de la moda están en constante cambio. En el pasado, era común que las marcas de lujo dictaran las tendencias que se utilizarían las siguientes temporadas, presentándonos colecciones que nos guiaban en cuanto a que sí y que no utilizar; eran ellos quienes se encontraban en la punta de la pirámide por llamarlo de alguna forma, sin embargo ahora la pirámide está invertida y es el street style el que dicta las tendencias: las nuevas modas vienen de la calle, de lo que nosotros utilizamos todos los días y de la manera en la que decidimos combinar nuestras prendas high-end con piezas high-street.

Los artistas se han convertido también en una gran influencia en la moda debido a que nuestros referentes estéticos se han fijado sobre de ellos: un día vemos a Justin Bieber utilizando sandalias con calcetines por encima de unos joggers y adaptamos eso como una tendencia que debemos de seguir, como lo que nos gusta y como lo que se ve bien y corremos el riesgo, inclusive, de que dicha novedad llegue a la pasarela; pero de pronto Bieber aparece en un concierto utilizando la colección de Louis Vuitton x Supreme y ahí es donde nos damos cuenta de que la oleada de la moda es una corriente de ambas partes. La delgada línea entre el lujo y la calle desaparece.

Las colaboraciones cada vez se vuelven más exitosas: Mientras las marcas de lujo generan contacto con un público que creían lejano, la contraparte se torna totalmente aspiracional, manteniéndose fresca en el mercado y elevando el prestigio de la marca.

Algunas de las colaboraciones más elogiadas de los últimos años han sido: Coach x Disney,  Alexander Wang x Adidas, Balmain x H&M, Vetements x DHL, Louis Vuitton x Kanye West, Christopher Kane x Crocs, Tommy Hilfiger x Gigi Hadid y la lista continúa…

 

Vetements SS 17
Paris
Gio Staiano

En un presente donde las colaboraciones son esenciales en el mercado de la moda, ¿cuál será la siguiente jugada entre el lujo y el streetwear? ¿quiénes serán las dos grandes marcas próximas por colaborar?

Hiram Pinto.

www.hirampinto.com / www.instagram.com/thebabymilk