Hace algunos años pensar en moda mexicana era un inmediato sinónimo de trajes bordados, rebozos coloridos y vestimenta típica; y es que a pesar de que muchas de esas características son emblemas nacionales, es difícil imaginar los vestidos tradicionales mexicanos como un atuendo de uso diario.

 

Los amantes de tendencias solían viajar para consumir moda o por el contrario buscar boutiques internacionales que satisficieran la necesidad de portar lo que estaban viendo en las portadas de las revistas más importantes de moda. El comprar local realmente parecía un camino lejano y la moda mexicana estaba considerada… bueno, fuera de moda. Lo hecho en México era consumido como forma de souvenir, nunca como algo que realmente formara parte de nuestro atuendo y mucho menos considerado esencial en nuestros armarios.

Sin embargo, los diseñadores mexicanos están haciendo un trabajo excepcional y es así como sus marcas están apoderándose del consumo nacional e internacional y el estilo mexicano que mezcla lo moderno con lo tradicional aparece cada vez más frecuente en pasarelas, revistas y campañas globales demostrando que nosotros también poseemos las cualidades brillantes de diseñadores de tallas europeas, americanas y asiáticas. Son marcas como MANCANDY, H. By Héctor de la Peña, Bimba y Lola, Adolfo Domínguez, Yakampot y Pink Magnolia quienes nos muestran ese lado avant-garde de colecciones completas que compiten marcando nuevas tendencias y dejándonos ver el verdadero potencial mexicano.

Pero, ¿porqué hasta ahora nos estamos dejando cautivar por la moda mexicana? Antes, muchas casas de moda alrededor del mundo buscaban colaborar con artistas mexicanos o tomaban inspiración de nuestros tradicionales bordados, sin embargo México siempre ha tenido los recursos como excelentes textiles y personas que lo trabajen y también somos conocidos por ser distribuidores y confeccionar para casas de moda internacionales, pero juntar todos estos medios y trabajarlos para nosotros mismos es algo relativamente nuevo; es ahora cuando los diseñadores mexicanos se encuentran ideando sus propias colecciones y trazando nuevas tendencias que han sido aceptadas favorablemente en las capitales más importantes de la industria como Nueva York, Londres y París.

Un caso reciente del éxito que puede tener una pieza mexicana es la ya conocida chamarra de Anuar Layón, MEXICO IS THE SHIT, la cuál se volvió viral después de que personalidades e influencers portaran el mensaje en sus redes sociales; dicha pieza se ha convertido en menos de dos años en un claro ejemplo de que las prendas mexicanas además de portar un mensaje importante a la comunidad, también están elaboradas con calidad y de esta forma están cruzando fronteras.

Processed with VSCO with se3 preset Processed with Snapseed.

México está en su mejor momento, está evolucionando y se ha convertido en la ciudad número uno de Latinoamérica para consumir moda; no obstante esta celebración de diseñadores y tendencias no ocurrió de la noche a la mañana sino ha sido el arduo trabajo de toda la comunidad que disfruta pero sobretodo comprende la importancia de abrirle las puertas a nuevas propuestas lo que ha convertido al país en un lugar apto para el crecimiento, para ser un verdadero pilar de iniciativas y de oportunidades para el talento local emergente.

México no es sólo tradición. México está de moda.

 

 

Hiram Pinto.

www.hirampinto.com / www.instagram.com/thebabymilk

Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close