Aceptémoslo, nos ha pasado a todos. Hemos caído redondito en la gran mercadotecnia de las tiendas fast-fashion. Las tiendas como Zara, H&M, Forever XXI, Stradivarius, Bershka, entre otras, tienen el control sobre nosotros. Somos víctimas de sus productos y eso se debe en gran parte a su mercadotecnia.

Uno de los principales motivos por los cuales siempre que entramos a una tienda fast-fashion salimos con algo es porque sabemos que si nos vamos de ahí sin ella muy probablemente la siguiente vez que regresemos esa prenda ya no seguirá en la tienda, ya que cambian las piezas y las posiciones de ellas muy seguido.

Otra razón por la que amamos este tipo de tiendas es porque encontramos lo más moderno y lo más fresco de las pasarelas, o al menos parecido, a un buen precio.

Las fast- fashion son expertas en conseguir y crear los modelos de las pasarelas durante las fashion weeks lo más rápido posible para sacarlas al mercado. Es decir, ¿quién no se emociona al ver una blusa de quinientos pesos con un diseño casi igualito al de la nueva temporada de Chanel?, no nos pueden culpar por sentirnos atraídos hacía esas ofertas.

La realidad es que a la larga es una mala inversión. La calidad de las prendas de cualquier tienda fast-fashion no es ni la mitad de buena a la de las buenas firmas. Lo entiendo, todos queremos comprar más y gastar menos, y a veces preferimos comprar prendas que sabemos que nos van a durar menos, pero a un buen precio.

No es un pecado ni es erróneo comprar ropa en las fast-fashion, pero debemos saber cuándo vale la pena adquirirla y cuando es solo un impulso y no nos es necesaria.

Una manera para dejar de ser víctimas de esa mercadotecnia es pensar dos veces si la prenda que vamos a adquirir es versátil, no la vamos a conseguir en otro lugar, o si es la tendencia del momento y le sacaremos provecho, de ese modo solo compraremos las cosas que verdaderamente nos gusten, nos sirvan y podremos ahorrar para comprar piezas básicas en tiendas buenas, como un pantalón blanco, un buen abrigo o un par de botas.

Andrea Lizarraga

 

Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close