La música es una manifestación artística, una forma de expresión que busca estimular nuestros sentidos, pensamientos e ideas. Tiene por vocación el arte de inspirar y crear emociones.

No es sorpresa alguna que esta práctica este en completa sintonía con la industria de la moda.

Están conectados en casi todos los aspectos, como la melodía de una bella canción nos puede provocar suspiros, así un vestido o diseño cautivador nos puede quitar el aliento.

La música y la moda han sido parte importante de movimientos sociales y culturales a través de los años. Han creado identidades y estilos que definen décadas.

Una de las inspiraciones más grandes de la moda es la música y por eso han mantenido una relación inseparable. Ambas industrias cuentan con un sin fin de extraordinarias mentes creativas que han destacado momentos significativos en la historia de la cultura pop.

Jean Paul Gaultier diseñó los vestuarios de Madonna para su gira mundial Blond Ambition en 1990, dándole vida al entallado e icónico corsé dorado, donde la cantante ya era famosa por su estilo provocativo y rebelde. Mallas de red, biker jackets, faldas de tul, transparencias, entre otras; se convirtieron en su sello personal y lo conservó con éxito. Su estilo tuvo un impacto extraordinario y se transformó  en el estilo edgy y rocker del momento. Hasta el día de hoy tiene una gran influencia en abundantes colecciones y tendencias.

Otra de las colaboraciones destacadas y más reciente, fue la de Yves Saint Laurent, donde lanzó toda una colección a la que llamó «California Grunge» inspirándose en el glam rock y estilo de Courtney Love, junto con una campaña completa de fotografías de Rock Stars, «Music Project«; en la cual participaron otros músicos como Marylin Manson y Kim Gordon.

Cuando Frida Giannini estaba al mando de la casa Italiana Gucci, presentó una colección inspirada en David Bowie y su personaje Ziggy Stardust, que también ha sido referencia para los diseñadores Alexander McQueen, Givenchy y Balmain.

Vivienne Westwood tomó de inspiración a la banda de los años 70’s Sex Pistols, para crear toda una colección entera basada en su estilo punk rock.

 

Estás son sólo algunas de las tantas contribuciones que se han hecho durante décadas entre ambas expresiones artísticas.

La moda y la música siempre serán cómplices, ya que una sin la otra no funciona de la misma manera, y por supuesto que no tendrían el impacto que tienen hoy en día, gracias a la gran evolución de las dos.

Melissa Jáuregui