Quién haya dicho que menos es más, no contaba con que el director creativo de la firma italiana Gucci, Alessandro Michele, nos regalaría una gloriosa colección maximalista para la temporada de Otoño/Invierno 2017 – 2018.

Y es difícil contradecir el anterior refrán, puesto que estamos asiduos —por no decir casados— con el minimalismo desde la época de los 90’s cuando el mundo de la moda se volcó por presentar cortes simples, siluetas básicas y prendas limpias en la mayoría de sus colecciones, queriendo moderar la desenfrenada visión del nuevo milenio que tenían muchos de los diseñadores en ese entonces.

 

Sin embargo, ésta idea maximalista de colores eléctricos, estampados florales y textiles bordados todo en uno ya había sido visitada con anterioridad en la búsqueda de romper el molde que conocemos, pero jamás con el éxito de la pasarela presentada en Milán hace apenas unos días, la cual llevó por título: “The Alchemist’s Garden.

“Estoy intentando seguir mis reglas, no las reglas de la moda, (…) Éste siempre es mi mundo. Quiero nadar en mi océano.” Mencionó Alessandro al referirse a su primer colección de Gucci enfocada a hombres y mujeres. “Siento que es erróneo tener que ‘contar una pequeña historia’ cada temporada, necesitamos que el mundo no corra tan rápido. Si hacemos eso (contar pequeñas historias constantemente) no reflejamos, y en estos tiempos lo que necesitamos es reflejar más.”

La propuesta de Alessandro fue diversa, creando combinaciones enérgicas basadas en el street style que dejaron ver la gran influencia de este concepto entre los diseñadores más destacados. El layering, las tonalidades extremas, la fusión de colores que pensábamos imposible y los detalles llenos de brillos no tuvieron reglas y su único objetivo fue rendirnos ante semejante abundancia.

 

Entonces, ¿qué sucede cuándo una nueva colección nos invita a salir del esquema? Comienzan las ovaciones y las críticas, las miradas y las opiniones subjetivas, el rechazo a lo simple se vuelve evidente y la creencia de que llevar menos es más no tiene lógica, demostrándonos de esta forma, que la pasarela de esta temporada de Gucci nos enamora a través de la vista y que se torna muy fácil endulzarnos con este exceso.

Hiram Pinto

Chatea con nosotros
icon-chat
icon-close