Los Grammy fueron la manera perfecta de continuar con el gran estilo que se ha dejado ver esta temporada sobre la alfombra roja y como siempre lo digo, esta entrega de premios es la oportunidad para salir de lo habitual, ir un paso más allá y deslumbrar. Sin embargo lo habitual nunca está de más.

Esto último fue demostrado por Taylor Swift quien lució un increíble vestido Gucci con detalles metálicos, parece que al fin está estableciendo la línea que definirá su verdadero estilo y se corona como una de los top 3 mejor vestidas la noche de ayer. Sarah Hyland, quien también lució un Gucci, se atrevió a un vestido corto en blanco y negro que era sencillo y elegante (algo que no podemos decir de Rita Ora en un vestido corto de Lanvin). Alguien que impactó también por una delicada, femenina e interesante propuesta fue Kacey Musgraves en un Armani Privé. Ciara, embarazada y todo, impactó con su look sensual y a la vez elegante. Una de las parejas imponentes fueron, al igual que el año pasado, Wiz Khalifa y Amber Rose.

En cuanto a la imagen masculina, Macklemore y Ryan Lewis mostraron una de las tendencias más exitosas de esta temporada de premios: el tux/traje en tonalidades verdes; además lucieron perfectos. Kaskade en un blazer morado de suede fue otra revelación, pero la verdadera lección de estilo la dio Daft Punk en custom Saint Laurent Paris by Hedi Slimane demostrando que puedes seguir siendo un personaje y lucir como un millón de dólares. Una lección que quizás deba aprender Lady Gaga, quien por cierto, estuvo ausente.

Otra gran revelación anoche fue Madonna quien llegó con su hijo David en un tuxedo de Ralph Lauren, no sólo haciendo un statement, sino luciendo mejor que en mucho tiempo. Aclamada y a veces odiada, este look de Mdolla ha causado sensación y lo han aprobado (casi) todos los críticos.

Aquí las imágenes de los mejores vestidos: