Entre telas típicas usadas para la sastrería masculina que son renovadas y mejoradas se revela el nuevo dandy, una de las principales influencias para la próxima temporada. Influencias del hombre de la barbarie, del hombre medieval e incluso del auténtico hombre inglés permiten una variedad importante tanto en texturas como en siluetas y propuestas.

El típico negro se mezcla con sus fieles seguidores como lo son el café, el gris y el camel. Y como propuesta: la yuxtaposición de colores como azul marino, morado, celeste, azules pálidos, rojo sangre y quemado, naranja (entre otros) para crear looks en bloques de colores otoñales e invernales.

Algunas propuestas más modernas incluyen el animal print (que en ocasiones anteriores sólo se usaba para detalles, hoy se propone en prendas y looks completos), encaje, transparencias, vuelven las solapas anchas, pantalones al tobillo, y mascadas. ¿Lo esencial? Un traje hecho a la medida con estampados florales o religiosos.

Sin duda el hombre que caracterizará el siglo XXI comienza a revelarse ahora: un caballero que refleja opulencia, misterioso y oscuro, que rompe barreras en cuanto a roles y vestimenta. Un hombre que no sólo tiene buen gusto sino que crea su propia versión del “buen gusto”.

Aquí les presento una selección de lo que creo ha sido de lo mejor hasta ahora de las colecciones de menswear.

(CLICK EN LAS IMÁGENES PARA VERLAS MÁS GRANDES)