Royal Closet, la línea de Montserrat Oliver y Barbara Coppel dirigida creativamente por el diseñador mexicano Carlos Ortega presentó una propuesta inspirada en la película “A Dangerous Method” de David Cronenberg. Se enfocaron en la relación entre Sigmund Freud, Karl Jung y Sabina Spielrein tomando como base la estética de la primera década del siglo XX.

Con una apertura poco usual donde las modelos se encontraban al centro de la pasarela, los primeros looks fueron casuales y urbanos. Posteriormente se dio paso a la esencia de la colección: maxi faldas, blusas, vestidos vaporosos y siluetas con aire histórico. La paleta de colores estaba compuesta por beige, gris, negro, menta y rojo principalmente.

Los materiales que se utilizaron fueron en su mayoría sedas, tul y algodones. Lo que llamó la atención y caracterizaba los looks fue la forma en que textiles tan delicados fueron mezclados con accesorios rudos y de aspecto duro como cadenas y estoperoles.

El cierre fue un vestido color beige espectacular, tan femenino y delicado como ruda y fuerte era la chaqueta de piel que lo acompañaba.