Macario Jiménez presentó una colección inspirada en el romanticismo del charlestón y los años veinte y propone siluetas con caída suave, delicada y sensual, tal y como lo era aquella época.

Abrió la pasarela con vestidos que emulaban el romanticismo de la lencería uniendo la delicadeza de un vestido de satín con la sensualidad romántica del encaje, que toma protagonismo en esta colección.

Posteriormente Macario continuó con vestidos de noche que tienen movimiento y ligereza, características esenciales en un diseño de Macario y también de la época del charlestón. Dichos vestidos tienen detalles como contraposición de materiales, layers de telas, drapeados espectaculares, lazos y moños.

La paleta de colores osciló entre los azules pálidos, rosa palo, verdes, y colores brillantes como rojo fuego, amarillo y naranja.

Una colección muy completa, llena de vitalidad y delicadeza a la misma vez.

 

 

 

 

(*Fotos tomadas del website de MBFWM)